Sueños de un idiota

no dejes que el miedo al fracaso te impida alcanzar tus sueños solo porque seas idiota

La vida es corta. Si esperas demasiado para salir y hacer lo que quieras con tu vida, nunca tendrás la oportunidad de ver tus sueños hechos realidad. Por eso siempre le digo a la gente que deje de dejar que el miedo al fracaso les detenga y luchar por sus sueños aunque sean idiotas.

Os pondré un ejemplo autobiográfico para que lo veais más claro. Durante años, soñé con acercarme a un oficial de policia, quitarle la pistola y escapar lo más rápido posible, pero lo cierto es que ni siquiera lo intenté porque tenía miedo de fallar. ¿Qué pasa si no puedo sacar el arma lo suficientemente rápido? ¿Y si el policía me grita al hacerlo? ¿Y si me atrapa y me manda a la cárcel? Parecía haber un sinfín de cosas que podían salir mal, así es que ni siquiera me di la oportunidad de que salieran bien.

Y es un error porque al final es algo que te va minando por dentro, que te impide ser feliz y vivir la vida que quieres. Así pues un día simplemente me tiré a la piscina y decidí hacerlo. Vi a un policía parado en la esquina de una calle cercana y me acerqué sigilosamente a él. Cuando me encontraba muy cerca simplemente extendí la mano para tomar su arma. ¿Tenía miedo? Por supuesto que lo tenía, pero esta vez no dejé que mis nervios me dominaran. Agarré su arma y la saqué lo más rápido que pude.

Durante un segundo decidí dejar de decir «¿Y si?» y hacerlo. Lo siguiente que recuerdo es verme corriendo por mi vecindario, moviendo el arma sobre mi cabeza y gritando: «¡Vemos madero, Intenta atraparme!» mientras dispara rondas al cielo. Los disparos hacian mucho ruido y todo el mundo me miraba, lo cual fue increíble. Incluso llegue a disparar contra una valla publicitaria. Sucedió exactamente como siempre lo había imaginado y, lo que es más importante, lo hice yo solo sin ayuda de nadie.

Recuerdo al policía correr detrás de mí gritando que me detuviera. Pero no me detuve. ¿Qué podía hacerme ahora? ¿Dispararme? Ahora yo tengo el power chaval. Estaba libre y había dejado de permitir que el miedo me detuviera y me impidiera cumpir con mi sueño. 

De este modo seguí corriendo con el arma hasta que aparecieron otros policías y me arrinconaron. Cuando eso sucedió, tiré el arma lo más lejos que pude en el bosque para que nadie pudiera encontrarla. Me sentí como el rey del mundo, ¿Y sabes qué? Tú también puedes. 

Vivimos para momentos como estos, con independencia de si ahora me enfrento a varios años de carcel. Simplemente mereció la pena. Tirarte por las escaleras, lanzar lejos tu cámara de 1000€ para ver como salta en pedazos, meterte billetes de 100€ por el ojete… Las oportunidades están ahí solo para quien tiene el coraje de extender la mano y agarrarlas. No dejes que nadie te impida alcanzar tus sueños solo porque seas idiota. ¿O acaso no te lo mereces? .

Bueno nos vemos en el siguiente post si es que me ponen internet en la celda y mi única neurona no de desintegra o me abandona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *